sábado, 21 de junio de 2014

Te deseo primero que ames y que amando, también seas amad@.
Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores. Deseo, pues, que no sea así, pero que si es, sepas ser sin desesperar.
Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.
Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos.
Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que, algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.
Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiado seguro.
Te deseo además que seas útil, más no insustituible
. Y que en los momentos malos, cuando no quede más nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.
Igualmente, te deseo que seas tolerante; no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.
Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.
Te deseo de paso que seas triste. No todo el año, sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.
Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.
Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, te sentirás bien por nada.
Deseo también que plantes una semilla, por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuántas vidas está hecha un árbol.
Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario ser práctico. Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero enfrente a ti y digas: "Esto es mío", sólo para que quede claro quién es el dueño de quién.
Te deseo también que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.
Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, aún sobre amor para recomenzar.
Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo más nada que desearte.
*****
VíCTOR HUGO


lunes, 17 de marzo de 2014

Corazón roto

Tengo tanta confusión que no sé qué pensar.
Siento que estás enfadado conmigo pero no puedo intentar "arreglar" lo que haya hecho mal porque no me dejas. Y mi cabeza crea mil suposiciones.

Tengo la teoría que me aborreces, que la persona que conocí ya no es la que era y si hubo en algún momento un poco de cariño hacía mí, ya no existe.

Tengo la teoría que sabes lo que siento por tí o te lo imaginas y quieres alejarme de tí porque ahora no quieres a nadie a tu lado, te han hecho daño y todas pagamos la misma moneda.

Tengo la teoría que no hay nada contra mí ,sólo que no quieres saber nada del mundo, sólo estar tranquilo.

Pero todo esto, me destroza el corazón, porque quiero estar a tu lado, quiero darte mi apoyo, hacerte ver que tienes mi cariño, no ya mi amor, porque por mucho que lo maltrates y desprecies sigue siendo fuerte. Daría lo que fuera por verte, por hablar contigo tranquilamente y saber el por qué de tu actitud hacía mi porque no la entiendo. 

Daría lo que fuera por decirte que te quiero, pero otra vez te vas, me apartas de tu lado sin decirme nada y no te imaginas lo que duele.

Si lees esto, porque ya no sé hasta donde llega todo esto....sólo te pido que no te vayas, que me hagas ver que necesitas tu tiempo, yo te lo doy, pero necesito saber que sigues ahí y que de momento, puedes ser mi amigo nada más.

TQMR.

viernes, 28 de febrero de 2014

Cómo hablar

Cómo hablarte... lo he intentado, pero tu respuesta es fría y siempre siento que te molesto.
Cómo decirte que sigo sintiendo por tí lo mismo que desde el día que te conocí. 
¿Por qué has vuelto a mi vida si no vamos a tener contacto más que por internet? y aún así, es como si no la hubiera porque no me dices nada.

Quiero, intento... unos días con empeño, otros sin esperanza alguna...

Ayúdame a que esta incertidumbre termine, volviendo a vacilarme como hacías para que entre bromas volvamos a decirnos lo que siempre pensé que sentías por mi.

Que en esta "segunda oportunidad" que nos ha dado la vida sepamos darnos el amor que no hemos sentido en otros.